domingo, 20 de mayo de 2018

El vino

                                                                                     Egon Schiele
Te seguía en cada movimiento
como ristrón, mientras
el vino encendía el fuego
la zubia de caricias brotaba,
mis piernas dibujaban dos montes,
tú buscando el valle encantado,
entonces el fuego se apagó
en el deliquio de los cuerpos.